El tratamiento con flores de Bach, es 100% natural, sin químicos, y se utiliza para enfermedades físicas y psicosomáticas como para trastornos psicológicos o emocionales.

Funcionan empujando al organismo hacia la autocuración, estimulando sus propias defensas y llevándolo así a un equilibrio saludable.

Las Flores de Bach a diferencia de un tratamiento farmacológico, no poseen contraindicaciones, ni efectos secundarios y puede complementar o no un tratamiento psicológico.

En una primera entrevista realizo una evaluación personalizada para así preparar un frasco con las flores en la composición exacta que necesita el paciente. Luego cada 21 días se realiza un encuentro para verificar los cambios que el paciente va notando y si es necesario modificar, o continuar con la misma fórmula.

Los tratamientos son de unos pocos meses de acuerdo a lo que el paciente necesite mejorar. Algunas de los trastornos que pueden tratarse son, ansiedad, depresión, fobias, insomnio, baja autoestima, miedos, cansancio, dificultad para el cambio, enojos, celos, problemas digestivos, contracturas, intolerancia, tristeza, pensamientos obsesivos, dispersión, problemas de concentración, etc.